Equipos Madurez Hormigon

Hormigón Masivo

El Hormigón Masivo se define como “cualquier volumen de hormigón con dimensiones lo suficientemente grandes para requerir que se tomen medidas para contrarrestar la generación del calor de hidratación del cemento y el consiguiente cambio de volumen a fin de evitar o reducir al mínimo las fisuras o grietas”, en términos teóricos se refiere a fundaciones o estructuras de hormigón armado mayores, que por definición o su función son elementos críticos, los cuales por exigencia de la Especificación Técnica y/o definición de la Obra, dado su volumen se abordan como Hormigón Masivo en términos de control y protección, estableciéndose para esto un procedimiento. Una definición “práctica” de obra, en términos operativos, menciona que el hormigón masivo es cualquier hormigón que exceda en su tiempo de vaciado una jornada normal de trabajo y que signifique una programación especial en su ejecución.

Muchos elementos estructurales grandes pueden ser suficientemente masivos para que la generación de calor deba ser considerada, particularmente cuando la dimensión mínima de la sección transversal del elemento sólido se aproxima o excede de 60 a 90 cm o cuando el contenido de cemento excede los 350 kg/m3.

En elementos masivos de hormigón es posible alcanzar grandes temperaturas debido al calor de hidratación provocado por la reacción de los elementos que componen el hormigón durante la etapa de curado. Durante este proceso se pueden alcanzar grandes diferenciales térmicos que amenazan la calidad final de la estructura debido a deficiencias en el curado que afectan la integridad del hormigón colocado. Debido a esto, se ocupa el método de la madurez, el cual por medio de previa instrumentación en obra, como por ejemplo el uso de SmartRock, hace posible verificar las medidas técnicas adoptadas por el Ingeniero Estructural encargado en cuanto a los límites de temperatura especificados, logrando, en tiempo real, monitorear el proceso y logrando un control de los diferenciales en base a información técnicamente confiable. Por este método se hace posible caracterizar la curva de resistencia de un tipo de hormigón determinado en el tiempo, permitiendo conocer el tiempo real el momento en que dicho hormigón es capaz de recibir solicitaciones. De esta manera, es posible la reprogramación de la obra, optimizando los tiempos de obra con el respaldo del madurímetro SmartRock, ahorrando tiempos y costos de operación, permitiendo, además, la estimación de resistencia necesaria para operaciones de pre y post-tensado en elementos de hormigón.

Aspectos a tener en cuenta en obra para su control de calidad de hormigones masivos:
1. Temperatura Máxima en el hormigón no debe superar los 70° C.
2. La gradiente térmica entre la temperatura del núcleo y la superior no debe superar los 20° C, u otro requerimiento establecido en las ETGO
3. Período a controlar la temperatura y mantener protegido el Hormigón –Descimbre.

A continuación se entrega una muestra de reporte generado a partir de dos sensores SmartRock2 uno instalado en la superficie del elemento y el otro instalado en núcleo para monitorear el gradiente de temperatura máxima permitida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.