Equipos Madurez Hormigon

Termocupla SmartRock

La calidad del hormigón del recubrimiento es, en general, inferior a la del núcleo de la estructura y unas de las mayores causas de esta baja calidad es la existencia de fisuras superficiales, por ende, el control de la temperatura para evitar fisuras por tensiones de temperatura es vital para lograr una durabilidad en las estructuras de hormigón.

Con la existencia de la termocupla SmartRock es posible monitorear la temperatura tanto en el núcleo del elemento de hormigón armado, como en el recubrimiento. Se considera que de existir una diferencia de temperatura entre el hormigón del núcleo y el hormigón del recubrimiento de 20°C, puede existir la ocurrencia de fisuras.

Al observar una situación como esta mediante el SmartRock se pueden realizar las acciones correctivas necesarias para evitar el deterioro del elemento.

Las normativas más recientes aplican el concepto de diseño por durabilidad del hormigón, donde se busca dotar al hormigón no solo de una resistencia mecánica específica, sino también de una resistencia a los elementos medioambientales y a los agentes que degradan el hormigón, por lo que el recubrimiento es de particular importancia. Estas normativas buscan que la producción del hormigón sea lo más impermeable posible, y establece la verificación de la permeabilidad del recubrimiento mediante ensayos de permeabilidad in situ.

La norma SIA 262/1 de Suiza especifica un método de ensayo no destructivo para medir el coeficiente de permeabilidad del aire, kT, y establece límites superiores a los valores de kT en función de la agresividad del medio al cual va estar expuesto el elemento estructural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.